Cortometraje. "Mafiosos".

martes, marzo 31, 2009

La monjita friolenta.

Cierta vez, un Cura y una Monja después de peregrinar regresaban hacia el convento.
Al caer la noche, vieron una cabaña en medio del camino
y decidieron entrar para pernoctar
y proseguir el viaje al día siguiente.
Al entrar a la cabaña,
vieron que había una sola cama.
El padre y la monja entraron,
después de algunos segundos de silencio, el padre dice:
-Hermana, Usted puede dormir en la cama y yo duermo aquí en el piso.-
Y así hicieron.
Entanto, en medio de la noche la Hermana despertó al Padre:
-Padre!!! Está despierto?-
El padre medio dormido:
-ja??Ahhh, hermana, diga que pasa.-
-Ahhh .. Es que estoy con frío.....-
-Puede ir a buscarme una cobija?-
-Si hermana, claro que si !!!-
El padre se levantó, fue a buscar una cobija al armario y cubrió a la hermana con mucha ternura.
Una hora después, la hermana despierta al padre nuevamente:
-Padre! !!... Todavía está despierto???-
-Que pasa Hermana ?. Ahora que sucede?-
-Es que aún estoy con frío. Puede darme otra cobija?-
-Seguro que si hermana!!!-
Una vez más el padre se levantó, lleno de amor y buena voluntad para atender el pedido de la hermana. Pasó otra hora, y una vez más, la hermana llamó al padre:
-Padre..... Sigue despierto?-
-Si Hermana!!! Y que necesita ahora?!-
-Es que no he podido dormir. Sigo con mucho frío!!!!-
El Padre entonces le dice: -Hermana, estamos aquí los dos solos, cierto?-
-Cierto.-contesta la Hermana.
-Lo que ocurre aquí sólo nosotros dos lo sabemos y nadie mas, cierto?-
-Cierto!!! Padre.-contesta la Hermana.
-Entonces tengo una sugerencia.... ¿¿Que tal si hacemos de cuenta que somos marido y mujer??- La Hermana contestó:
-SI!!!! SI!!!! Padre...!!!!!!-
-Hagamos de cuenta que somos marido y mujer!!!!!!-
El Padre cambia el tono de voz y dice:
-ENTONCES DEJAME DE JODER!!!, LEVANTATE VOS A BUSCAR LA COBIJA!!!!! A MI DEJAME DE ROMPER LAS PELOTAS!!!-
BWAHAHAHAAAHA!

lunes, marzo 30, 2009

Dios creó el mundo y descansó, creó al hombre y descansó, creó a la mujer y desde entonces ni el mundo ni Dios ni el hombre jamás descansaron.

Se muere Henry Ford y va al cielo, cuando llega, tiene una entrevista con Dios y le pasa todas críticas sobre la mujer.
-La mujer está mal hecha. Con los años se le caen los "paragolpes", se les aflojan las gomas, hay que hacerle todo el tiempo chapa y pintura. No son de la calidad un Ford, mi invento.-decía el empresario automotriz.
Dios lo mira por un segundo y tamborilea los dedos sobre el brazo del sillón y finalmente dice:
-Si, todo lo que vos quieras, pero hay más hombres encima de mi invento que arriba del tuyo.-
BWAHAHAHAAAHA!

jueves, marzo 12, 2009

El Señor es mi guía... pero le faltan los teléfonos.

Había un hombre que trabajaba en al oficina de correos, cuyo trabajo era procesar las cartas que traían la dirección ilegible.
Un día, llego a sus manos una carta que traía escritura temblorosa y que iba dirigida a Dios, pero no tenia dirección alguna.
Como esa carta no iba a ir a ningún lado, decidió abrirla para ver de qué se trataba:
"Querido Dios: Soy una viuda de 84 años, que vive de una pequeña pensión. Ayer, alguien robó mi bolsa que tenía 1,000 pesos, era lo que me quedaba de la quincena y ahora voy a tener que esperar hasta mi próximo cheque, no sé que hacer.
El próximo domingo es Navidad y había invitado a dos amigas mías a cenar, pero sin dinero, no tendré qué ofrecerles, no tengo ni comida para mí, no tengo familia y eres todo lo que tengo, mi única esperanza.
¿Me podrías ayudar? Por Favor.
Sinceramente Maria.
Fue tal el impacto que la carta causó al empleado postal, que este decidió mostrarla a sus compañeros de trabajo, todos quedaron acongojados y hicieron una colecta... comenzaron a buscar en sus bolsillos y carteras, al final de la tarde habían hecho un cooperación de 880,00 pesos, los cuales guardaron en un sobre y se lo mandaron a la dirección del remitente de Maria .
Esa tarde, todos los empleados que cooperaron, sintieron un rico calorcito en el ambiente y una sensación de satisfacción que tal vez no experimentaban hace mucho tiempo, al saber lo que habían hecho por Maria y sus amigas.
Llego la Navidad y se fue. Algunos días después de la Navidad, llegó a la oficina de correos otra carta de María, la cual reconocieron inmediatamente por la escritura y porque iba dirigida a Dios. La abrieron y todos con curiosidad escucharon lo que decía:
Querido Dios: Con lagrimas en mis ojos y con todo el agradecimiento de mi corazón te escribo estas líneas para decirte que hemos pasado, mis amigas y yo, una de las mejores Navidades de la vida, y todo por tu maravilloso regalo, debes saber que siempre hemos sido fieles a tu mandato y hemos seguido todos tus mandamientos, tal vez esa sea la razón de tu benevolencia con nosotras y en especial conmigo.
Gracias Dios, por cierto, la próxima vez te recomiendo hacer los envíos personalmente porque los hijos de puta del correo me afanaron 120 pesos!
BWAHAHAHAAAHA!